Mandatos familiares: la fuerza de las creencias-

Somos muchos los que vivimos la vida esgrimiendo calificativos prestados acerca de nosotros mismos, con  el  más absoluto convencimiento de que SOMOS tal cual nos estamos describiendo:
“Soy muy fuerte, siempre lo fui”, “Soy indeciso, me cuesta elegir”, “Soy una incomunicada…siempre me costó  hablar”, “Soy miedoso…”, “No soy nada materialista, me conformo con lo que tengo”, “Soy comprensiva, no  me gusta discutir”….y la lista seguramente podría continuar a la medida de cada uno de nosotros.

El abanico de posibilidades para hablar acerca de lo que creemos que somos es, sin duda, muy extenso y  variado. Lo significativo es la fuerza y vigencia con que nuestros apelativos van asumiendo el rango de verdad  absoluta.
SOMOS así, completamente y tal cual nos describimos…
¿Quién de nosotros podría poner en dudas por un instante aquel rasgo que pareciera definirlo desde la  niñez, cualquiera que este sea?
¿Por qué dudar de mi “fortaleza o debilidad”, “madurez o inmadurez”, “valentía o temor”, “conformidad o   caprichos”, “tranquilidad o inquietud”…. Si yo sé que soy así desde siempre?

Lo que sabemos desde siempre, es que nos han prestado palabras para nombrarnos.
Y como estas provenían de las personas más importantes y significativas para nosotros, decidimos creerles y   servirnos de ellas para forjar nuestra identidad.

A menudo escuchamos frases como: “Yo era un desastre en el colegio”,“Yo siempre fui madura y responsable”,  “Yo era muy inquieto”, “Yo era mentirosa”, “Yo era muy demandante”, “Hacía escenas y  berrinches”, “Yo me arreglaba y no pedía nada, nunca traía problemas…era tranquila”….

Ahora nos preguntamos  y los invitamos a hacerse la misma pregunta: ¿Cómo sabemos que esto era así? ¿Quién  o quiénes nos contaron esta historia? ¿Quién o quiénes nos prestaron este traje y este personaje y nos aportaron el libreto?

Descubrimos con sorpresa muchas veces, y con gran alivio tarde o temprano, que las cosas tenían otros  matices. Por eso hay palabras y escenas que sentimos que no nos convencen del todo, se contradicen, se quedan  a mitad camino, parcializan.Y nosotros lo sentimos pero quizás no podemos explicarlo cabalmente…Algo vibra adentro nuestro pidiendo permiso y validación como sea y de una vez.

Validación de nuestro sentir  más íntimo y profundo que nos dice que el guión estaba escrito por otro autor que no éramos precisamente  nosotros…

Resulta ser que si ampliamos la lente, elevamos la mirada para tener mayor perspectiva, abrimos el audio   y  escuchamos otras voces, pero sobre todo la nuestra, entenderemos que el “caprichoso” que   éramos no hacía  más que pedir subiendo cada vez más el volumen del reclamo, algo que necesitaba y no se lo podían proveer…;  la “incomunicada” que nos contaron que fuimos, decidió callarse un día porque no disponía en realidad de  interlocutores abiertos y dispuestos al diálogo…; la “alumna 10” que durante mucho tiempo nos hizo sentir  orgullo, en realidad se sentía muy sola y no encontraba espacio emocional disponible para hacer algún pedido o  traer a la casa algún problema….

En fin, desde los zapatos adultos y tal vez con las mejores intenciones, o con pocas posibilidades reales,  como padres y figuras por demás significativas nos vinculamos con los otros, a través de el  clasificar, el  nombrar, el evaluar, el calificar, el diagnosticar y el etiquetar  conductas, palabras y actitudes,  siempre -  desde la propia perspectiva.

Y la mayoría de nosotros, nos lo creemos. Nos calzamos ese traje en el reparto y decidimos ser aquello que nos dijeron que  somos.

Como adultos –  sea lo que fuere que nos hayan dicho, muchas veces sentimos profundamente que son motes prestados. Palabras de otros que no somos enteramente nosotros mismos.

Quizás cueste, quizás duela, quizás necesitemos de un acompañamiento amoroso para poder hacerlo… pero   siempre es tiempo de empezar a devolver a sus dueños aquello que nos fue prestado allá y entonces, y  emprender un camino de búsqueda personal, que nos permita conocernos mejor, encontrar y construir  palabras propias que nos definan más acabadamente.

Es el mejor regalo que nos podemos hacer, por nosotros y por nuestros vínculos.

Lic. Carmen Villanueva
Familias Actuales.

Publicado en M - N - O - P | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Stress infantil, niñez con agenda completa

Con la buena  intención de  ocuparnos de nuestros hijos frecuentemente los anotamos  en un interminable  (y muy variado) torbellino de actividades.

Revisemos un poco la rutina diaria de los niños:

Colegios con una carga horaria de 8 horas

  • Actividades extraescolares
  • Tareas escolares
  • Cumpleaños
  • Reuniones familiares
  • Actividades de fin de semana: partidos, torneos, entrenamientos, clases de tenis,c ompromisos ineludibles, tareas escolares que quedaron pendientes …

Con la inmediatez y velocidad con que vivimos en el del mundo globalizado, caemos en la  ilusión de creer que ser buenos padres no es sólo  cuidarlos, quererlos y mandarlos al colegio,  sino que además debemos seguir “estimulándolos” fuera del horario escolar.

Allí comienza este espejismo: más actividades más herramientas para el futuro. 

Así  por este camino perdemos de vista a los niños,  a nuestros hijos.

Cada vez recibimos más consultas de niños y adolescentes con diagnósticos de: stress, trastornos de ansiedad, depresión, abulia, trastornos de conducta y aprendizaje, somatizaciones…

Dentro de este derrotero de actividades pautadas, programadas y evaluadas, los privamos  de un ingrediente fundamental en la  vida: TIEMPO…

TIEMPO para:

  • explorar
  • investigar
  • jugar
  • descubrir
  • inventar
  • aprender “informalmente”
  • aburrirse (escena temida)
  • descubrir quiénes son, qué les gusta – sin un adulto que monitoree y “controle” todo el tiempo su accionar.
  • momentos a solas
  • momentos con amigos… “porque sí … porque tenemos ganas”

Sabemos que es difícil encontrar el equilibrio,  entre acompañar el crecimiento de nuestros hijos e imponer nuestro criterio permanentemente. Vale la pena que lo intentemos, por nuestros hijos.

Ese es nuestro desafío…

Lic. Roxana Ale

Publicado en Q - R - S - T | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Abuso sexual: Cuando las víctimas crece y hablan.

Artículo publicado en el Diario Pág12 Domingo 15 diciembre de 2013

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/235706-66114-2013-12-15.html

 

 Por Mariana Carbajal

El abuso sexual infantil suele ser un delito silenciado. Quienes lo padecen sufren la mordaza que les impone su victimario y pueden pasar muchos años hasta que logran poner en palabras el sufrimiento y contar sobre aquellos hechos. Así les sucedió a Sebastián Cuattromo y a Silvia Piceda, dos sobrevivientes de abuso sexual infantil. Para sacar de la oscuridad ese delito –que suele ser cometido por gente del círculo íntimo de la víctima– y ofrecer un lugar de reflexión y acompañamiento solidario, gratuito y anónimo a otras personas que han atravesado una situación similar, Cua-ttromo y Piceda conformaron el colectivo social “Adultxs por los derechos de la infancia”. El grupo se reúne todos los sábados a las 15 en el Centro Cultural La Casona, del barrio de Flores. Buscan a la vez visibilizar el problema. “A medida que la sociedad adulta asuma que esta pandemia ocurre cotidianamente, vamos a favorecer que los niños y niñas víctimas puedan recurrir prontamente a solicitar ayuda”, señaló Piceda.

Cuattromo dio una larga batalla judicial, de más de doce años, en la búsqueda de reparación y justicia por los abusos sexuales que sufrió en el Colegio Marianista del barrio porteño de Caballito, cuando tenía entre doce y trece años. En 2012 logró la condena a doce años de prisión de su victimario, el ex hermano marianista Fernando Picchiochi. Piceda venía luchando en soledad y enfrentando muchas adversidades judiciales, en el intento por proteger a su hija, luego de enterarse de que su ex esposo y padre de la niña había abusado de una hija de él de otro matrimonio. Piceda temía que a su hija le hubiera hecho o le hiciera lo mismo. En este camino, Piceda, que es médica del Hospital Rivadavia, había conformado un grupo de ayuda solidaria de pares entre mamás protectoras de niños y niñas víctimas, para tratar de romper con la soledad de quienes sufren ese tipo de delitos, y con la intención de generar una instancia de reflexión y de elaboración grupal de la tragedia. Ella misma sufrió abusos sexuales cuando tenía entre nueve y once años de parte de un familiar, y cuando le contó a sus padres –dice– no hicieron nada para denunciar los hechos. En esos caminos andaban Cuattromo y Piceda cuando se conocieron este año.

–¿Cómo nació “Adultxs por los derechos de la infancia”? –les preguntó Página/12.

S. P.: –Como la confluencia y síntesis de dos experiencias individuales de lucha, y de permanente búsqueda y anhelo de poder dar con una salida colectiva a esta tremenda injusticia del abuso sexual infantil. En el 2012 y a partir de la visibilización pública de la lucha de Sebastián, numerosas víctimas adultas comenzaron a acercarse, entusiasmadas ante el hecho de que alguien se animaba a hacer visible lo que ellas venían silenciando desde varios años. En un primer momento, la identidad del grupo se conformaba alrededor de la experiencia traumática de abuso sexual infantil, pero a medida que pasaba el tiempo y a través de las múltiples actividades de visibilización en la que participábamos dando nuestro testimonio, y conocíamos más personas sensibilizadas con el tema, nos dimos cuenta que si a la experiencia de haber sido víctima de abuso sexual infantil no le damos perspectiva de acción en el presente, se queda en lo que para nosotros es una retórica vacía. Como dicen los grupos de familiares de alcohólicos: “nuestros vínculos no tienen que tener un desastre en común, sino tener una solución en común”. Por eso, en esta etapa adoptamos el nombre “adultxs por los derechos de la infancia”, como colectivo de adultos que se han decidido a cuidar, proteger y hacer valer los derechos de la infancia, teniendo en cuenta que somos los adultos los que causamos esta tremenda injusticia en los niños, niñas y adolescentes.

¿Qué problemas encuentran en la Justicia para que estos casos sean juzgados?

S. C.: –El fuerte arraigo, en la ideología y práctica cotidiana y sistemática de muchos jueces, peritos y operadores varios del sistema, de una nefasta “certeza” acerca de la supuesta inexistencia del abuso sexual infantil. A su vez, es muy fuerte el arraigo de estereotipos conservadores en torno de una única idea y concepto de familia, entendida en su acepción meramente biologicista, que sustenta la práctica de revinculaciones de niños abusados con sus padres, y de múltiples violencias institucionales respecto de las víctimas y sus mamás protectoras.

–¿Cómo creen que se puede luchar contra el abuso sexual infantil?

S. P.: –Tiene un papel fundamental la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral en todas las escuelas para generar ámbitos y contextos que favorezcan el empoderamiento de los chicos y chicas, de su palabra y de su autoestima, y que contribuya a colocarlos como verdaderos sujetos de derecho.

–¿Qué pasó con su vida después de la sentencia condenatoria contra su abusador? –preguntó este diario a Cuattromo.

–Empecé una etapa de militancia colectiva, con la que siempre había soñado, y que era el sentido que venía buscando al haber hecho pública mi historia y su juicio. A su vez, me produce una gran satisfacción el ver que hay personas de distintos lugares del país que se acercan y se comunican conmigo porque valoran positivamente la lucha que llevé adelante. Y por eso esta etapa de compromiso colectivo, y de pertenencia y constitución de una red grupal me llena de esperanza, de cara a una contribución social que considero que es indispensable realizar, en la lucha por los derechos de la infancia.

Quienes se quieran contactar con el grupo pueden escribir a adultxsporlainfancia@gmail.com o contactarse a través de Facebook: “Adultxs por los derechos de la infancia”

 

| Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Límites, penitencia ó castigo?



Generalmente cuando como padres, encontramos  propuestas en las que otros nos “enseñan”: cómo poner límites, tips sobre crianza, consejos para lograr límites eficaces, la mayoría de las veces se trata de ponerle límites a otros. Esto exigiría de nosotros sólo, cumplir con estos tips y listo!

¿Por qué nos frustramos, cuando al querer aplicar  aquello que “nos enseñaron” - no obtenemos el resultado deseado con nuestros hijos? Igual siguen pegando, mordiendo, gritando, no durmiendo, no comiendo, en silencio…

El concepto de límite se ha empobrecido,

asociándolo a la penitencia y el castigo.

Si el límite se consolida y sostiene coherentemente, como cuidado, atendiendo a las edades de nuestros hijos y sus posibilidades realespromueve la autonomía y la construcción de una buena autoestima.

Para ser sustentable en el tiempo,  no debemos PONER  el límite - como algo arbitrario que viene de afuera, sino que necesitamos CONSTRUIRLO dentro de un vínculo.

El vínculo entre padres e hijos es una  relación asimétrica. Los padres   antecedemos, guiamos, educamos, limitamos, frustramos, alentamos, acompañamos  a nuestros hijos. Esto no es reversible, es eficaz sólo de esta manera y no al revés.

Como seres en crecimiento, un niño ó un adolescente, no están capacitados para fijar sus propios límites. Por este motivo los límites  que  los padres no establecemos, con autoridad, presencia y amor – en el momento oportuno y de la manera adecuada - nuestros hijos  lo buscarán afuera: peleas, golpes, adicciones…

Como padres tenemos la oportunidad de ayudarlos, no lo dejemos pasar.

Publicado en I - J - K - L | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Muerte temprana

A raíz de situaciones que hemos acompañado en nuestro quehacer profesional, queremos compartir nuestro sentir. Hay situaciones que nos marcan, que dejan huellas, así como las personas que pasan por nuestras vidas, por mas breves que hayan sido estos encuentros… De todas hemos aprendido algo.

Este Newsletter va dedicado a las personas queridas que hemos tenido que despedir.

Creemos que una de las situaciones mas difíciles que como humanos debemos enfrentar es la muerte de los niños. Realmente es una realidad cruda, dolorosa y de la que no hablamos con frecuencia, como si al no hablar pudiéramos evitarla.

Me interesa nombrar especialmente, el sufrimiento de los niños que ya saben que van a morir y no se les habilita hablar. Ya sea porque nosotros no podemos escuchar y conectarnos con el sufrimiento de la inminente pérdida, o porque estamos inundados de angustia que no podemos estar disponibles para acercarnos lo suficiente como para poder acompañar y ayudar al niño a despedirse.

Así se quedan solos con todo el dolor, el malestar, las preocupaciones, tareas inconclusas y emociones que tanto necesitan expresar. Sienten que no les queda mucho tiempo y es necesario que quienes estemos cerca, advirtamos esto y abramos la comunicación.

La mayoría de las personas repelemos el tema de la muerte. Evitamos conectarnos con esta realidad que nos atraviesa a todos, lo cual es percibido por quienes están muriendo. No permitamos que frente a estas crudas situaciones los niños no cuenten con interlocutores, ni se queden sin la posibilidad de hablar, de comunicar. Es un derecho que debiéramos tener todos, pero mas aún tratándose de niños que dependen de nosotros. .

Cuando podemos hablar sinceramente de lo que nos sucede y sentimos,  nos quedamos  mas tranquilos, se abre una posibilidad para la aceptación de lo que nos toque vivir, aunque sea enfrentarnos a nuestra propia muerte. Si no tenemos con quien hablar de esto, sentimos el vacío y la soledad. Siendo niños resulta tormentoso porque si bien son realmente sabios cuando enfrentan la muerte, no pueden comprender por qué les pasa a ellos. A veces sienten que es un castigo por algo que hicieron, otras veces se sienten con mucha bronca y enojo que debieran ser contenidos por algún adulto.

Hablar de ello los libera de tanta tensión, ayudemos y acompañemos para  que puedan despedirse dignamente, aunque el deterioro físico pareciera impedirlo ..

Nos conmueven las palabras de los niños que están muriendo intentando tranquilizar a sus padres, haciéndoles saber que van a estar bien y que ellos los van a esperar a donde quieran que estén.

Realmente son palabras llenas de amor que si nos animamos a abrir el espacio para ser nombradas las vamos a recordar por siempre.

Lic. Malena del Franco

Familias Actuales

Publicado en M - N - O - P | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Despedirnos

Por Flavia Pantanelli

“Sexto B me dice el portero. Tengo el auto en doble fila, el pelo mojado, hace frío. Dos muchachos bajan una heladera, otros dos, sillones. Iván descuelga las cortinas, sube y baja de la escalera y descuelga más cortinas. En el lugar de los muebles, quedan marcas en el piso, rulos, tierra. Una moneda de cinco entre la pelusa en la esquina. Parece que hay más sol que hace un rato, no me acordaba que en la cocina entraba también una mesa. Donde antes había cuerpos ahora solo hay luz, espacio y marcas. Los muchachos del flete se llevan las lámparas, algunas valijas. Iván descuelga y descuelga cortinas, yo le doy una mano y las doblo. Están manchadas en el borde, de la última vez que entró agua. Ahora me ofrece sus cuadros. Elijo algunos, los separo. Los muchachos entran y salen, Iván descuelga, y descuelga cuadros, cortinas, cosas. Los muchachos agarran y llevan, y llevan hasta que el departamento queda vacío. El portero se despide, el flete enciende el motor. Caminamos hasta el auto. Llamame cuando andes por San Telmo. Los miércoles voy a San Cristóbal. Comamos juntos un día de éstos. Gracias por los cuadros. Saludos a Ale.

El auto salta en el empedrado de Olivos, veo por el retrovisor el camioncito que espera cargado de heladeras, sillones,valijas. Me pregunto en qué canasto habrá puesto Iván su infancia.
En qué canasto se mete toda la infancia cuando toca desarmar la casa de los viejos”.

| Etiquetado , , , | Deja un comentario

DÍA DEL PADRE

Dedicado a todos los hombres que han devenido padres.

A los que están, a los que partieron y los que un día lo serán…

A todos aquellos que se embarcan en la aventura de acompañar a sus mujeres en la metamorfosis profunda de la maternidad.

A todos aquellos que no abandonan el barco aún en tiempos de tempestades y naufragios emocionales en los que devenimos las mujeres al ser madres.

A todos aquellos que soportan la vivencia de perder una porción importante de la mujer amada, dirigida para siempre y en toda su expresión a los hijos venidos y por venir, necesitados de amor y cuidados genuinos.

A todos aquellos que comprenden que nuestros desprecios, enojos e insatisfacciones son la expresión más rudimentaria de nuestras necesidades de ser sostenidas en un rol que nos demanda la más absoluta entrega y altruismo.

A todos aquellos que atraviesan el cansancio y la soledad y se disponen a revisar su capacidad de entrega para su familia actual.

A todos aquellos que se atreven a derribar las barreras y prejuicios culturales que impregnan la paternidad de rigidez y estereotipia.
A todos aquellos que están abiertos.
A todos aquellos que están disponibles.
A todos aquellos que están atentos.
A todos aquellos que están decididos a ESTAR
Gracias…

Les deseamos un muy Feliz Día.

Lic. Carmen Villanueva
Y Equipo de Familias Actuales

Publicado en C - D - E | Etiquetado , , , , | 2 comentarios